lunes, 4 de enero de 2016

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO DE UNA TRADUCTORA ILUSIONADA

Año nuevo, vida nueva… o eso dicen.

Es muy típico, y que tire la primera piedra el que no lo haga, plantearse nuevos propósitos (que cumpliremos o no) para el nuevo año. Todos empezamos con ilusiones, ideas y determinaciones para enfrentarnos al año recién estrenado, aunque muchas de estas ilusiones, ideas y determinaciones se pierden por el camino. No obstante, las ilusiones nos hacen humanos y nos permiten enfrentarnos a los problemas con energía y esperanza.

Mi pregunta es: ¿y nosotros los traductores qué le pedimos al nuevo año? ¿Qué prometemos y nos proponemos?

Yo, como traductora, más o menos cada año pido las mismas cosas y estos son mis propósitos para el 2016:

  1. Traducir, traducir y seguir traduciendo: que no me falte trabajo.
  2. Traducir, traducir y traducir bien: que no baje mi calidad, que me siga preocupando e interesando lo que hago para ser capaz de proporcionar el mejor producto.
  3. Traducir, traducir y traducir lo que me gusta: saber discernir, saber decir que no, saber ver mis puntos positivos y mis puntos negativos, y poder elegir mi trabajo. No tener miedo a que si digo que no, no me vayan a volver a llamar. Saber decir que sí a los proyectos que sé que voy a clavar y no a aquellos que no me hagan disfrutar de mi trabajo y me hagan sentirme insegura.
  4. Traducir, traducir y traducir con justicia hacia lo que hago: no aceptar cualquier cosa, luchar por los derechos de mi profesión y no dejar que me engañen o me prostituyan.
  5. Traducir, traducir y traducir acompañada: colaborar con compañeros de profesión, ofrecer a mis clientes más posibilidades en cooperación con otros traductores, saber pedir ayuda, consultar mis dudas con otros profesionales y participar en actividades en las que conozca a otros en mi misma situación.
  6. Traducir, traducir y crecer como traductora: aprender más neerlandés, dominar más herramientas, no asustarme ante nuevos retos, especializarme más aún y no quedarme en mi espacio de comodidad con los brazos cruzados esperando a que el trabajo caiga del cielo.
  7. Traducir, traducir y traducir con modestia: las normas cambian y yo no lo sé todo, los clientes piden cosas y yo tengo que bajarme a veces del burro, la traducción está al servicio de los demás y a veces hay que tragarse el orgullo.
  8. Traducir, traducir y ser feliz: disfrutar de lo que hago y que la traducción sea mi adorada profesión, pero no toda mi vida.


¿No está mal para empezar, no?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada